Economía

This is England, las consecuencias del Brexit

Absolutamente nadie sabe verdaderamente explicar cuáles serán las consecuencias del Brexit. ¿Saben asimismo los ingleses qué han votado?

Llevo un mes, más o menos, trabajando para un proyecto en Inglaterra. Como no podía ser de otro modo, y con el oportunismo que me caracteriza, llegué justo la semana en la que se iba a tomar una decisión histórica para los ingleses (y no ingleses); se decidía si Inglaterra dejaba de ser parte de la UE.

Todas las encuestas daban por seguro que iba a salir el NO (en España las encuestas asimismo acertaron bastante…). No obstante, y contra cualquier pronóstico, una vez que treinta y tres millones y medio de personas votasen, y con un cincuenta y dos por ciento de votos a favor, el BREXIT fue la opción escogida.

La verdad es que acá donde estoy (2 pueblecitos al norte de la ciudad de Londres), tampoco he visto que esta resolución eclipsase la vida de los locales. Sí que es verdad que veía vehículos con banderas de Inglaterra puestas como vehículo oficial, mas creo que era más por el mundial de futbol que se estaba festejando en ese instante que por apoyo al Brexit.

Aquí me he encontrado creencias de todos y cada uno de los tipos, si bien he de decir que la mayor parte de las personas que se han decantado por la opción del Brexit eran gente de edad más avanzada.

No obstante, absolutamente nadie verdaderamente ha sabido explicarme específicamente cuáles serán las consecuencias de esta resolución, lo que me crea cierto miedo en lo que se refiere a la consistencia de los votos, ¿la gente sabe verdaderamente lo que ha votado, sean de un lado o bien otro?

Por este motivo y aprovechando mi estancia en tierras anglosajonas, me he dedicado a leer prensa inglesa y artículos de opinión que hablaran sobre el tema, por aquello de cotejar la información con la prensa de España (un buen contraste es la mejor fuente de información posible).

Así que vamos a ello…

¿Qué consecuencias puede acarrear el BREXIT y de qué forma será el proceso en los próximos meses/años?

  1. División en Inglaterra, y no solo en Inglaterra

No cabe duda alguna de que el referendo ha dividido no solo el país, sino más bien la isla entera. Londres votó en favor de continuar en la Unión Europea, mas no solo Londres estaba interesada en continuar en la Unión Europea, sino países como Escocia y también Irlanda del Norte asimismo desean continuar en la Unión Europea.

Es más, hay voces que alertan sobre la posibilidad de secesión tanto de Escocia como de Irlanda del Norte. No se debe olvidar que, en dos mil catorce, Escocia votó exactamente proseguir formando una parte de G. Bretaña por aquello de continuar perteneciendo a la Unión Europea.

  1. Consecuencias económicas

Las consecuencias económicas todavía no se han podido cuantificar con precisión, mas evidentemente serán fundamentales. La Unión Europea representa un mercado que adquiere prácticamente la mitad de las exportaciones de G. Bretaña. Con el Brexit, estas exportaciones se verían, evidentemente, perjudicadas directamente.

Así mismo, Londres ha sido, hasta el momento, la capital financiera de Europa. En la ciudad de Londres se acomodan más de doscientos cincuenta bancos extranjeros como unas doscientos firmas de abogados extranjeras. Estos ámbitos dan empleo a más de setecientos mil personas (curiosamente una cantidad mayor que en dos mil siete – dos mil ocho, justo cuando la crisis comenzaba a pegar las cuentas de resultados de las compañías). Lo que el Brexit implica es que toda este ecosistema empresarial (no solo el planeta financiero se ve perjudicado), no será capaz de proveer servicios al conjunto de la Unión Europea en el momento en que Inglaterra la abandone (se habla de un plazo de un par de años desde el momento en que se empiece formalmente las negociaciones).

Muchas empresas están comenzando a barajar la posibilidad de desplazar al grueso de su plantilla a Dublín o bien Frankfurt, por poner un ejemplo, a fin de que puedan proseguir con el negocio sin limitación alguna.

También me semeja interesante resaltar un caso que me puso mi compañero Simon. Si nos abstraemos de la ciudad de Londres, centro financiero y central del país, homónimo de un alto tren de vida, en Inglaterra hay numerosas urbes más modestas que viven de los fondos que la Unión Europea aporta. Muchas carreteras, Universidades y distintas infraestructuras han sido construidas merced a estos fondos. El que Inglaterra salga de la Unión Europea supondría que dejaría de percibir de manera directa muchos cientos y cientos de millones de libras, lo que podría tener consecuencias deplorables para dichas economías locales.

También hay ejemplos como la urbe de Sunderland, donde el sesenta y uno por ciento de la población local votó desamparar la Unión Europea, pese a que, por poner un ejemplo, siete mil puestos dependen de manera directa de la planta de fabricación de vehículos Nissan, la que podría reconsiderarse la deslocalización.

  1. Libre circulación de personas

Independientemente de la problemática que pueda suponer el que seas ciudadano inglés trabajando/viviendo fuera, o bien ciudadano europeo (por especificar) trabajando en Inglaterra, se da la coyuntura de que Inglaterra puede perder el estatus de “good place to work”. Muchas urbes europeas se frotan las manos frente a la posibilidad de transformarse en nuevos centros financieros (hace algunos días leí un artículo de que la capital de España podría ser la nueva Londres).

Una cosa está clara, una compañía perteneciente a un país de la Unión Europea tiene “pasaporte” para hacer negocios en los otros veintisiete países, sin precisar marcas locales o bien subsidiarias. Por ejemplo. Goldman Sachs tiene seis mil empleados, de un total de seis mil quinientos en Europa, establecidos en Inglaterra. El hecho de que se comiencen a precisar “pasaportes” para moverse con libertad de un país a otro puede afectar con seriedad la flexibilidad con la que las compañías trabajan en nuestros días.

Es obvio que Inglaterra procurará algún tipo conforme al estilo noruego, donde se garantice el acceso al mercado único de la Unión Europea. No obstante, uno de los postulados de los defensores del Brexit es exactamente este, las limitaciones a la libre circulación de personas.

Otra duda que se propón es exactamente en qué puede afectar a los ciudadanos no ingleses que ya se hallan trabajando en Inglaterra (como hemos visto previamente).¿Afectará a sus puestos? Todos confiamos en acuerdos, mas la aplicación del artículo cincuenta no da mucho margen para maniobrar.

Lo mismo pasaría para ciudadanos ingleses trabajando en países de la Unión Europea. ¿Se van a ver obligados a pedir la doble nacionalidad? En España ya se dan esta clase de solicitudes…

  1. Efecto contagio

¿Qué ocurre si el Brexit sale bien? Le Pen en Francia, Holanda, aun Donald Trump en Estados Unidos, entre otros muchos, se frotan las manos aguardando a ver qué ocurre. Por esta razón, Alemania y Francia son los primordiales interesados en apresurar la salida de Inglaterra de la Unión Europea, mediante la activación del Artículo cincuenta, el que dejaría poco margen para maniobrar a Inglaterra para negociar posibles acuerdos.

Por tanto, no hay duda de que el Brexit es una realidad. Guste o bien no, la población ha votado y ha decidido. Evidentemente, el propósito de los partidarios de la separación es intentar sostener todos las ventajas de la Unión Europea pero sin de sus obligaciones. Y esto es una cosa que la Unión Europea no va a permitir, por lo comentado previamente, el temor a un efecto contagio que ponga patas hacia arriba todo el “tinglado” europeo.

Se están barajando múltiples posibilidades, entre aquéllas que resaltamos el modelo noruego, supuestamente el más flexible, mas que no rompería absolutamente los vínculos con la Unión Europea.

Mientras tanto, nos aguardan múltiples meses de negociaciones, puesto que a Inglaterra le resulta interesante dilatar lo máximo posible la aplicación del Artículo 50, para poder firmar acuerdos unilaterales anteriormente, al paso que a la Unión Europea le resulta interesante aplicarlo lo más de manera rápida posible…

Como afirma mi amigo Simon, seguro que al final todo queda igual…

¡Vamos a ver!

Sobre el autor

Daniel Ocio

Comentar

Click aquí para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *