Economía

Rentabilidad medioambiental; pros y contras del fracking

Razones a favor y contra el fracking, la técnica de extracción de hidrocarburos tan rentable como peligrosa en términos medioambientales

Artículo escrito por Helena Niño

El fracking o bien fractura hidráulica es una técnica de extracción de hidrocarburos muy de tendencia en los medios estos días por el inacabable culebrón que se está desarrollando en tierras cantabrias.

Como si de un combate de boxeo se tratara, gobierno y autonomías luchan por el empleo del subsuelo de España, desautorizándose los unos a los otros con cada vuelta de tuerca.

Por un lado, de calzón azul y gaviotas blancas, el Ministro de Industria, Energía y Turismo José Manuel Soria. Por el otro los aspirantes al título de “indignados y afectados”, de calzón verde y logo de la cordillera cantábrica: vecinos de las zonas perjudicadas, ecologistas de Greenpeace, plataformas anti-fracking y representantes de los Gobiernos Autonómicos de Cataluña y Cantabria.

El último en asestar un golpe en esta riña de gallos ha sido el Ministro Soria, quien ha echado por tierra la presente ley en vigor anti-fracking cantabria con su consulta al TC. La resolución, que ha salido hace tan solo unos días, le ha dado la razón al Gobierno Central y legitima el empleo de esa técnica en tierras nórdicas. ¡Toma derechazo brutal!

Aunque el golpe ha sido tremendo y prácticamente noqueador, el gobierno autonómico de esta zona ha sabido levantarse veloz, y lejos de acobardarse, solicita unidad en la lucha para ganar la lucha al fracking. ¡Se ve que todavía queda mucho combate por delante!

¿Pero qué es el fracking y a qué viene tanta historia?

Pues se trata de una técnica natural de los Estados Unidos (mil ochocientos sesenta) y que ya se halla extensamente extendida por el globo. A fin de que nos hagamos una idea, solo en este país en dos mil trece, se empleó en un par de millones de pozos y sus extracciones representaron el cuarenta y tres por ciento del petróleo y el sesenta y siete por ciento del gas natural total que se consiguió ese año.

Esta buena cosecha supone un espaldarazo al sueño de independencia energética americano, para quienes los analistas pronostican que en dos mil catorce alcanzarán los ocho millones de barriles diarios, llegando a exportar más de lo que importan.

El mecanismo en sí consiste en horadar zonas ricas en gas o bien petróleo del subsuelo (hasta cinco.000 metros). Esto se logra inyectando chorros de agua a altas presiones, que mezclada con arena y substancias químicas, aprovechan las fracturas existentes en el sustrato rocoso (menores de 1 mm) para lograr romper la roca y liberar de este modo pequeñas burbujas de gas que se hallaban en los minúsculos recovecos de la roca y que, de otro modo, serían imposibles de extraer.

¿Mas qué hay de veras en esta psicosis hidráulica a la que nos vemos arrastrados estos días? Verdaderamente ¿es una panacea energética que nos va a traer maná del cielo de qué manera a nuestros trasoceánicos vecinos? o bien ¿es otro “culo veo, trasero quiero” de nuestro actual gobierno?

Hacemos un análisis de los primordiales puntos a tener en cuenta:

A favor de la técnica:

1- El primordial razonamiento que esgrimen los conjuntos profracking es que debido al incremento del coste de los comburentes fósiles y a la elevada demanda de estos interesa decantarse por el autoabastecimiento, lo que haría a estos pozos a nivel económico rentables;

2- Siendo un procedimiento muy extendido en diferentes unas partes del planeta como en Polonia (uno de los líderes mundiales de este género de extracciones) Alemania, Países Bajos, Reino Unidos, Rumanía, Lituania, Dinamarca, Suecia y Hungría, su implantación evitaría que España quedara atrasada en la carrera energética;

3- Lo conveniente del desempeño de cada veta: por cada etapa de fractura (entre dos y cinco días) se sostiene el pozo marchando unos quince años;

4- Defensores de esta técnica de extracción aseguran que los aditivos empleados se pueden hallar en elementos de empleo doméstico;

En contra de la técnica:

1- Los inmensos niveles de polución de las aguas subterráneas y superficiales que provoca la liberación al medio del componente que se inyecta así como el agua y la arena y que se utiliza de “sostén”. Un 0,49 por ciento de aditivos muy tóxicos, (alergénicos e inclusive cancerígenos), que dejan el subsuelo y los acuíferos próximos irrecuperable tras su empleo. Siendo además de esto probable que terminen en circuitos familiares (bien en aguas que proveen poblaciones, bien en productos de agricultura que han ido amontonando y concentrando tóxicos a los que han estado expuestos a lo largo de su desarrollo)

2- La ocupación y destrucción del territorio por toda la maquinaria y también infraestructura que precisa el proceso, que deja enormes áreas de terrenos incompatibles con el desarrollo medioambiental;

3- Terremotos inducidos por la profundidad de las perforaciones que provocan efectos muy negativos sobre las infraestructuras próximas;

4- Emisiones de gas metano a la atmosfera que repercuten en el agravamiento del efecto invernadero;

Habrá que ver qué sucede estos días en Cantabria para saber a qué nos deberemos atener el resto de comunidades.

Sobre el autor

Daniel Ocio

Comentar

Click aquí para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *