Economía

¿Por qué difiere en Europa tanto la recaudación por IVA?

La colecta por Impuesto sobre el Valor Añadido en todos y cada economía de Europa fluctúa entre el doce con seis por ciento y el cinco con ocho por ciento del Producto Interior Bruto, conforme el informe dos mil quince publicado por Eurostat.

¿Cuánto ingresa la Zona euro por el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido), o sea, cuánto colecta la Eurozona por el consumo interno de sus residentes? La contestación a esta pregunta la hallamos en el gráfico inicial: el seis con siete por ciento de su Producto Interior Bárbaro (Producto Interior Bruto), conforme se desprende del último informe sobre estructura fiscal europea publicado por Eurostat.

Ahora bien, tal dato no es sino más bien la media de colecta o bien ingresos por IVA de cada economía europea vinculada a la Zona euro, como sucede con el dato de colecta por Impuesto sobre el Valor Añadido de la Unión Europea (seis con nueve por ciento ), calculado asimismo de conformidad con los ingresos medios de todos los estados de Europa adheridos a la Unión.

De forma que si nos fijamos, por servirnos de un ejemplo, en el porcentaje de colecta por Impuesto sobre el Valor Añadido en España -el cinco con nueve por ciento –, podemos observar que es mucho menor que el de Dinamarca o bien Croacia, 2 de los países con mayor volumen de ingresos tributarios por este término (9,6 por ciento y doce con seis por ciento , respectivamente).

¿Por qué razón hay tantas diferencias?

En primer sitio, por el hecho de que no todos los países europeos tienen establecidos exactamente los mismos tipos tributarios. En verdad, actualmente existen hasta diez tipos generales de Impuesto sobre el Valor Añadido diferentes en la UE (sin contar con los reducidos y/o súper reducidos) que fluctúan entre el veintisiete por ciento y el diecisiete por ciento .

En segundo sitio, por el hecho de que no todos y cada uno de los países de la UE presentan exactamente la misma estructura económica. En este sentido, debemos rememorar que los datos mostrados hacen referencia a una colecta en concepto de Producto Interior Bruto, mas no en concepto de consumo propiamente dicho, de tal modo que aquellos países en los que el peso del consumo interno (el Impuesto sobre el Valor Añadido grava el consumo de los residentes dentro del país) sea menor, van a ver al tiempo diluirse, en concepto de Producto Interior Bruto, su colecta, incluso con determinada independencia del mayor o bien menor nivel del género de gravamen de Impuesto sobre el Valor Añadido establecido.

Véase de este modo, por servirnos de un ejemplo, que España, el tercer país de la economía europea con menor volumen de ingresos relativos en esta especie de ranking tributario, con un cinco con nueve por ciento , tiene exactamente el mismo tipo impositivo que Holanda, Bélgica, Letonia, Rep. Checa o bien Lituania, y no obstante en todos estos países la colecta por este término es superior, fluctuando entre el seis con seis por ciento y el siete con cinco por ciento del Producto Interior Bruto.

Y para finalizar, una última razón de las diferencias recaudatorias señaladas la hallamos en el mayor o bien menor grado de extensión de las prácticas fiscales fraudulentas, como en la capacidad de los diferentes organismos tributarios de Europa para minimizar la extensión y el ejercicio del fraude fiscal.

Sobre el autor

Daniel Ocio

Comentar

Click aquí para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *