Economía

Otra historia perfecta sobre el funcionamiento de la banca

El día de hoy actualizamos los conceptos económicos vinculados con la operativa financiera desarrollada por la banca comercial por medio de un caso

Hace unos días escribíamos en el weblog un artículo incidiendo en ciertas curiosidades sobre el funcionamiento de la banca en los U.S.A. del siglo XIX y el día de hoy vamos a actualizar una parte de los conceptos económicos vinculados con la operativa financiera desarrollada por la banca comercial mediante un caso sumamemente fácil.

Imagine que tiene una compañía por cuya venta de ciertos servicios a uno de sus clientes del servicio este desea entregarle un efecto comercial -una letra de cambio o bien un voy a pagar- con un vencimiento a 6 meses, opción que su usuario le propón aduciendo que carece de liquidez -dinero efectivo- en el instante actual.

Imaginemos que como empresario admite dicha forma de pago, mas sin embargo desea hacer líquido el importe del efecto, razón por la que asiste a su financiera al objeto de poder proceder a descontar el efecto.

El descuento de efectos es, por ende, una operación financiera de crédito consistente en conseguir por la parte de quien la demanda un anticipo de dinero que el banco accede con gusto a entregar, primeramente pues cuenta con el respaldo de la remesa de efectos presentada a descuento, y seguidamente por el hecho de que ello lo hace deduciendo, quitando o bien descontando una cantidad sobre el importe nominal en término de intereses y comisiones.

Ahora el nuevo poseedor de los efectos es en consecuencia el banco o bien la financiera que ha efectuado el descuento, razón por la que si esta desea por su parte recobrar liquidez, el sistema habilita la realización de una acción afín con el banco central, quien adquiere de nuevo los efectos descontando otra cantidad en término de intereses- en aplicación del llamado tipo de redescuento– que sin embargo ahora va a ser como es lógico inferior al que su banco procedió a descontarle a en la primera ocasión.

Básicamente, esta es la mecánica que posibilita la rentabilidad de la banca comercial, y si esta fomenta un sistema que podamos estimar aproximadamente perfecto ello lo vamos a deber valorar atendiendo obviamente a ciertas cuestiones, como por poner un ejemplo, para quién lo pueda ser o bien no.

Aumentemos, finalmente, los grados de complejidad con los que nos podemos localizar frente a un escenario que de partida es aproximadamente trivial. Pongamos que el efecto, llegado el vencimiento, resulta impagado y, vaya, resulta que absolutamente nadie lo demanda. Usted facturó y cobró, su entidad consiguió un rentable margen comercial y por último su usuario consiguió servicios empresariales sin la necesidad de efectuar el pago de ningún género de contraprestación. Un sistema perfecto.

Sobre el autor

Daniel Ocio

Comentar

Click aquí para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *