Política

La superioridad de la izquierda

Hoy hemos conocido un nuevo CIS que [como siempre], dará mucho que hablar. Lo más destacado en su globalidad es que el bloque de izquierdas (PSOE+ Podemos) supera ampliamente al de centro (PP+Cs), dando un vuelco al panorama español.

Es curioso cómo el centro (en España no existe derecha mínimamente representativa, a día de hoy), se ha dejado seducir por los postulados de la izquierda, que ha sabido durante años, a través de todos los estamentos sociales, inculcar la idea de su superioridad moral. Socialmente las ideas de izquierda son “buenas”, “progresistas”, “modernas”, y las de derecha “malas”, “rancias”, “carcas”.

España tiene la tasa de empleo más baja desde 2009. España crea empleo por encima de la media de la Unión Europea; sin embargo el Gobierno y su marca blanca  que le da la estabilidad necesaria, pierden posiciones.

Podríamos achacar la perdida de apoyos del PP a la corrupción, en los tiempos en los que el  presidente ha tenido que declarar como testigo, declaración de la que salió airoso judicialmente, pero en la cuál a nadie convenció. Sin embargo esta interpretación se cae cuando vemos a su “socio” de gobierno, Ciudadanos, que se deja algunas décimas respecto al anterior CIS, si bien, sube con fuerza si tomamos los datos de las generales del 26J.

Volviendo al hilo argumental, es un chollo ser de izquierdas, teniendo el monopolio de la sensibilidad social, mentalidad solidaria, unicornios bailarines e hipocresía salpimentada con populismo. Si nadie se acuerda de tí, y te has convertido en una vieja gloria, un par de tweets “progres” sirven para que te vuelvan a adular. Pregúnteselo a Paula Vazquez y su recién estrenado feminismo.

Y la culpa es de la derecha, de esa derecha inexistente, que le cuesta decir que el negro es negro (ahora es moreno como mucho)y el blanco blanco. Que acepta que hay que “dialogar”, ante cualquier propuesta o posicionamiento como si todos fueran sensatos…¿Independentismo? Diálogo. ¿Tourist Go Home? Diálogo. ¿Feminismo radical? 1000 millones de euros. ¿Imposición linguistica? Cultura.

España tiene la suerte y la desgracia de que no exista una derecha radical. España tiene la suerte y la desgracia de que sí exista la izquierda radical, y sus planteamientos sean cada vez más tenidos en cuenta

 

Etiquetas

Sobre el autor

Daniel Ocio

Comentar

Click aquí para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *